Pensemos en ellos

Análisis de lo que dejó el remozado Torneo Regional Oeste versión 2019.

Terminó la temporada para los planteles superiores en la región considerada como el año de los regresos. A principio del 2019, Universidad retornó al Top 8 y lo hizo como su historia se lo pide; ser protagonista en ambos certámenes. A mitad de año, Mendoza RC se subió al lote de arriba y confirmó la plaza en el Reubicación.

Este último certamen dio su bautismo en región con mas críticas que aciertos. Del lado de los espectadores fue una un torneo emocionante y en el que cada partido fue vibrante. Además, los resultados fueron impredecibles porque había paridad entre todos los equipos. Para los jugadores, fue una verdadera pesadilla en la que terminaron desgastado tanto física como mentalmente.

Ambos certámenes llevaron a cada equipo a evolucionar y a elevara vara para quedar en las dos principales categorías de la región. Sin embargo, uno debe ponerse en ambos lados del mostrador para sacar la mejor conclusión posible que permita el desarrollo y crecimiento del rugby en Cuyo.

El rugby es familia, sino vean esta imagen

¿Y si pensamos en los jugadores? Si, debemos y tenemos que hacerlo. Ellos son los protagonistas. Los que entrenan todos los días dejando de lado familia, amigos y demás momentos gratos con sus círculo de afecto. ¿La razón? Dejar al club de sus amores en un lugar mejor de lo que está.

Y es así como ellos se bancan miles de kilómetros, golpes por doquier exponiendo su físico al límite. Más de uno habrá llegado un lunes a primera hora adolorido a su respectivo puesto de trabajo, a su casa donde los esperan sus hijos para jugar. Pero últimamente poco se acuerdan de esta faceta del jugador que es de igual o más importante que el rugby mismo.

Solamente queda decir que estos valientes hacen honor a un deporte jugado entre caballeros y merecen ser tenido en cuenta. No son profesionales y capaz que muchos no quieran serlo. Solamente sueñan con llevar el escudo de su club en el pecho cada fin de semana cuando ingresen a la cancha. Empujar el scrum entre todos y abrazarse en ese grito sagrado de un try con sus hermanos que le dio la ovalada. Éso es rugby en su máxima expresión y deberíamos cuidarlo para que tanto profesionalismo no rompe el fuego sagrado de lo que es un club amateur; el alma de este apasionante deporte en el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s