Noticias Rugby

Una verdadera familia Piuquén

Antonio, Sebastián y Valentino Diez son tres generaciones que dan vida al San Juan RC. Conocé la historia de una familia que consideran a la institución de Santa Lucía su segunda casa.

Pronunciar el apellido Diez es decir San Juan Rugby Club. Antonio fue uno de los siete locos que fundaron el club. Sebastián es uno de los referentes del plantel superior. Valentino el heredero de una dinastía que tiene grabado a fuego en su corazón a una de las instituciones más importante de la provincia.

Tres generaciones que tienen en claro que el club es su segunda casa. Cada uno de su lugar se siente orgullo en vestir la camiseta del Piuquén y pasan gran parte del día en la institución de Santa Lucía. “Como todo joven siempre tenés un poco de rebeldía. Junto a otros compañeros decidimos formar el club. Al principio pensábamos llamarlo Amancay San Juan Rugby Club. Sin embargo, nos prohibieron el primer nombre. Asi qué decidimos sacarlo y quedó San Juan Rugby Club. Me sentí muy orgulloso jugar primera vez en el predio. Aunque siempre teníamos partidos sábado y domingo todos los fin de semanas”. Comentó Antonio.

Valentino es la tercera generación de la dinastía Diez. Sebstián, su papá, contó cómo fue el primer día de Vale:“Fue una emoción muy grande. Ese día le compré la camiseta, el pantalón y lo llevé. Fue el más chiquito de la categoría”. Antonio se refirió con mucho orgullo sobre el inicio de su nieto: “Siempre va al club. Los sábados ve lo partidos de primera alentando a su papá y al equipo. Después, asiste a los encuentros. Le gusta mucho estar allí”.

El actual primera línea del plantel superior resaltó la importancia de estar siempre presente en la institución: “La única manera de crecer es hacer vida de club. Actualmente tenemos hasta un gimnasio. Esto te motiva para ir todos los días. De todas formas, este presente se lo debemos al gran trabajo que hicieron grandes referentes que aportaron su granito de arena”.

Sebastián siente mucha felicidad cuando habla de su papá: Gracias a mi viejo tengo la filosofía de rugby incorporada. Afortunadamente tengo amigos en todos los equipos. A donde voy me cuentan historias sobre él (refiriéndose a Antonio) es un orgullo grande poder vestir y llevar el número de la camiseta que usó tiempo atrás”.

Antonio no se quedó atrás y valoró a Sebastián: “Es un gran hijo. Siempre va para adelante como lo hace en la cancha. Así se tiene que a hacer en todos los ámbitos de la vida. Es un placer juntarme todos los sábados juntos a mis amigos cómo juegan nuestros hijos. Es un regalo invaluable”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: