Hockey Noticias

Halcones, el club de hockey que brinda contención a sus vecinos de Pocito

El fin de semana se juega y en la semana preparan una copa de leche para más de cincuenta niños de la zona norte de Pocito. Además, entrenan en el jardín de una casa.

Las situaciones hay que sentirlas en el cuerpo para poderlas transmitir, por eso llegamos hasta el barrio Conjunto Seis en Pocito. Ahí está la casa de los Halcones, donde vive Miguel y Valeria, ellos junto a un grupo de jóvenes entusiastas trabajan para que los chicos practiquen hockey y también disfruten de una merienda todos juntos.

El barrio está ubicado cerca de calle San Miguel y el cruce con calle Seis, Pocito. Los chicos y sus mamás están muy contentos, aunque piden tener un espacio común para practicar deportes. Es que los chicos entrenan en el jardín delantero de la casa de Miguel Rubino, el esposo de Valeria Gremoliche quien es la conductora de Halcones Hockey Club.

Las practicas empiezan después de clases, a eso de las 19 horas. Aunque en vacaciones entrenan más temprano. Los chicos separados en grupos entrenan ejercicios físicos, y otros con palo y bocha. Todo eso en el frente de la casa.

Menos mal que cruzando la calle principal hay una plaza de tierra donde el profe, Denis Quiroga, les da la parte física del entrenamiento. Ellos juegan encuentros en uniones vecinales y también compiten en el hockey social. Sus divisiones competitivas se nutren de gran parte de los 70 chicos que llegan a entrenar a ese pequeño reducto, el jardín del frente.

Un caso testigo que ayuda en la formación de los más chicos es Facundo Oviedo un joven pocitano que empezó desde los 10 años y es parte de la familia de Halcones, así lo afirmó mientras asegura que “en mi casa no estoy mucho tiempo, siempre estoy ayudando y colaborando con le club”.

Pero ellos buscan la manera de los pequeños pasen un momento especial. Inclusive Raquel y Ariana una de las madres que llevan a sus hijos a entrenar afirmaron que “la verdad es muy lindo que los chicos tengan este tiempo para divertirse, aunque sería muy bueno que hagan un playón o cancha para que ellos puedan entrenar”. Por otro lado, Raquel dijo que “la verdad que a mi hijo le hizo muy bien y cambió su conducta. Opino de la misma manera que haya una cancha para los chicos de esta zona”.

Todos colaboran, Denis es jugador de primera y da una mano como preparador físico. Pero también está Valentina y Lourdes Rubino que se arremangan todos los entrenamientos para preparar la leche y los bizcochuelos en la cocina familiar. Ellas juegan en Halcones y también entrenan a las más pequeñas que llegan hasta ellas.

Una historia que une la solidaridad con el deporte y que sin apoyo de instituciones oficiales trabajan todos los días para que los chicos tengan un palo, bochas para aprender a jugar. Sin olvidar la taza de chocolate o leche caliente con un exquisito bizcochuelo que disfrutan cuando termina la práctica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: