La Escuelita del Jockey crece y sueña con su cancha

Las nenas se divierten y le ponen entusiasmo a los entrenamientos en una pista de mosaicos. Con pandemia de por medio hubo un gran numero de incorporaciones al elenco de Rivadavia.

La tarde transcurre entre bochas y palos empuñados por nenas que corretean de un lado a otro en la pista de mosaicos que tiene el Jockey Club, ubicado en calle Republica del Líbano, enfrente de la famosa calle de la herradura en la villa que lleva el nombre del popular club de Rivadavia, Hipódromo. Con el sueño latente de la cancha de césped sintético las chicas del Jockey crecen en número y también en técnicas para jugar al hockey sobre césped.

A partir de las 18 horas las nenas acompañadas por sus mamás llegan para empezar la práctica treinta minutos después. Todas entran por la calle interna para acomodarse a la orilla de lo que en alguna época fue una cancha de básquet y hoy ellas le dan vida con el hockey. La encargada de la Escuelita es Liliana Espina, ella trabaja junto a las monitoras Martina Carrizo y Lourdes Cuadros son las encargadas de enseñarles a las chicas las técnicas para que puedan amigarse con la bocha. Ellas nos contaron que entrenan dos veces a la semana; martes y jueves desde escuela, luego sub12, después sub14, primera, master y mamis.

Estuvimos en el primer día de escuelitas, ellas están martes y jueves desde 18,30 hasta las 19,30 después viene sub12. Hay chicas de 4 años hasta los diez aproximadamente. También están las chicas de sub12 que aprenden muchas cosas mientras están en el club.

Pero no es todo, Jockey Club, con el trabajo de Rosana Bettio, es uno de los impulsores del Master 30 en la provincia, primero en la Agrupación, hoy Liga de hockey Social. Después lo llevó a la Asociación Sanjuanina de Hockey sobre Césped y Pista, donde ya jugaron dos torneos durante el año pasado. Este año, está apunto de empezar una nueva competencia para jugadoras mayores de 30 años y que no jueguen en la división A del hockey sanjuanino. Ellas también cuentan con primera división de damas, aunque siguen con la convocatoria abierta para que más  jugadoras se  se sumen a la primera. Sin olvidar las mamis que también tienen su espacio en ese playón que suenan los golpes de bochas y palos durante toda la tarde. el anhelo es que algún día tengan la chance de la superficie de arena y puedan desplegar más aún los talentos de las jugadoras, espero este cerca el sueño de las chicas.

 

Comentarios